Aunque parezca insólito, un estudio realizado por Trucost,  denominado “Plásticos y sustentabilidad: una evaluación de los beneficios ambientales, costos y oportunidades para un progreso continuo”,  fue desarrollado en 2014 para el Programa Ambiental de las Naciones Unidas (United Nations Environment Program), usando la misma metodología y parámetros de la Contabilidad del Capital Natural (Natural Capital Accounting).

Es bien sabido que no existe una sola persona en el mundo de la industria plástica que no haya sido atacada, desde varios frentes, con preocupaciones sobre los costos ambientales de la producción y utilización de plástico. Pues para sorpresa de todos, este estudio arrojó resultados bastante favorables para las industrias del plástico, se reduce la problemática que estas preocupaciones producen, pues establece que el costo ambiental del uso de plástico para bienes de consumo final y empacado, es cuatro veces menor al de otros materiales.

Según un artículo publicado en la página web www.plastico.com, donde ampliaron información de este estudio, Trucost estima que cambiar el plástico por alternativas como vidrio, metal o aluminio podría incrementar los costos ambientales, pasando de costar 139 billones de dólares a 533 billones, esto tomando en cuenta el daño al océano, el manejo final de los desechos, transporte, producción y material, y los costos e impacto de la energía recuperada.

En la mayoría de los casos, dice el estudio, el costo por kilogramo de material alternativo es menor al kilo de plástico. «Sin embargo, en promedio son necesarias cuatro veces más material alternativo (en peso) para lograr productos que cumplan las mismas funciones», se menciona en el reporte. Por ejemplo, una botella plástica para beber, fabricada de 30 gramos de plástico requiere 141 gramos de vidrio o de aluminio.

La diferencia en la escala del costo medioambiental fue bastante sorpresiva para el Consejo Americano de Química (American Chemistry Council – ACC), que solicitó el reporte.

 Steve Russell, vicepresidente de plásticos en ACC, mencionó, «Que sea cuatro veces más alto fue una sorpresa. Fue también sorprenderte cuan complicado es hacer este trabajo. Pero no nos sorprendió que el plástico sea un material tan eficiente» así mismo Russell reconoció que el estudio fue riesgoso, pero proporcionó nuevas perspectivas para continuar con la discusión sobre sostenibilidad al interior de la industria.

Adicionalmente, el reporte establece algunas recomendaciones encaminadas a la reducción futura del conjunto de costos ambientales asociados, en un valor de hasta 41 billones en toda la industria. Algunas de las sugerencias son las siguientes:

– Un ahorro potencial de 7,6 billones de dólares en los costos totales, incrementando el uso de energía solar, hidroeléctrica y eólica en los procesos de producción.

– Una posible ahorro de 7,3 billones en los costos ambientales totales a través de la reducción de un 30% de material utilizado en empaques de comida, bebidas suaves y hielo, solamente.

– Un ahorro potencial de 10,6 billones si la industria se compromete a mejorar la eficiencia en el uso de combustible utilizado para los vehículos de transporte de plástico o productos plásticos.

Mientras los consumidores están acostumbrados a ver únicamente su parte dentro del rompecabezas -el final de la vida de una pieza plástica, usualmente mientras la tienen en su mano- los fabricantes y quienes hacen las políticas deben tener una visión más amplia, y este estudio les da más información para ser revisada en perspectiva como nunca antes, dijeron Trucost y la ACC.

Russel concluyo: «Los fabricantes de plásticos estamos acostumbrados a oír sobre las desventajas de nuestros productos, y este estudio va en contra de la sabiduría convencional que dice que el plástico es malo para el medio ambiente o que deberíamos utilizar otros materiales. Pero todas las piezas deben unirse y ser consideradas si queremos tomar las mejores decisiones para el planeta y para el medio ambiente. Es por eso que este estudio es muy importante, no solamente tiene en cuenta el final de la vida de cada pieza sino todo su proceso de vida y producción»

Con estudios de por medio, podemos decir que el plástico es una buena opción para las industrías manufactureras, pues su costo de producción, recuperación, transporte y demás es 4 veces menor que el de cualquier otro material.